Cosas que debes saber sobre el sueño

– El sueño reducido durante un período prolongado de tiempo puede disminuir la sensibilidad a la insulina (y por lo tanto es un factor de riesgo para la diabetes). Esto se normaliza cuando se alcanza un descanso adecuado.

– Al igual que en el tema de la sensibilidad a la insulina, la testosterona y otras hormonas anabólicas están agudamente suprimidas con la privación de sueño y se normalizan poco después de que se alcance un descanso adecuado.

– Hay pruebas en cuanto a si se pierde una noche de sueño perjudica el rendimiento del entrenamiento. Sería seguro decir que no ayuda.

– La falta de sueño no es adversa a la pérdida de peso en sí, pero puede llevar a comer en exceso o moverse menos.

– Independientemente de la pérdida de peso, hay evidencias que sugieren un efecto adverso en la pérdida de peso (más masa magra perdido, menos grasa perdida).

– Desplazando la mayoría de tu proteína a la mañana, y añadiendo una pequeña comida que contenga hidratos de carbono en la noche, teóricamente debe ayudar en el mantenimiento de un ritmo circadiano adecuada.

– La regulación de tu exposición a la luz por la mañana y por la noche puede facilitar un ritmo circadiano del sueño más normal. Una transición de luz blanca por la mañana a la luz roja por la noche puede ser útil.

– Si es necesario, la melatonina se puede usar para ayudar con la latencia del sueño (tiempo necesario para conciliar el sueño) y la abstención de los estimulantes o introducir moléculas relajantes (lavanda y teanina) pueden ayudar en la calidad del sueño.

Sol Orwell y Kurtis Frank