7 maneras de comer menos azúcar

arnold tetera

Hemos estado comiendo más y más azúcar en los últimos 200 años, lo que ha llevado a un aumento de la obesidad, con todos los problemas que ésta acarrea. Mientras que en 1822 la persona promedio comió 2,8 kilos de azúcar por año, en 2012 alcanzó los 58,9 kilos. ¡Más de 20 veces más!

Una de las razones de este exceso está en la inclusión del azúcar en casi todos los alimentos procesados. Por eso es importante prescindir de este tipo de alimentos, pero no es lo único que se puede hacer. Aquí tienes siete formas de comer menos azúcar.

Come más proteínas.
Una dieta rica en proteínas te mantiene lleno, satisfecho y es menos probable que anheles los dulces. Una gran manera de asegurar que se está comiendo lo suficiente es planificar cada comida y merienda alrededor de la proteína. En el desayuno, huevos. En el almuerzo y la cena, pechuga de pollo al horno. También se pueden hacer bocadillos de huevos duros o de albóndigas al horno.

Evita los edulcorantes artificiales.
Uno de los mayores mitos del fitness es la idea de que las bebidas edulcoradas sin calorías no afectan a la pérdida de grasa. Si bien el propio refresco light no contiene calorías, se ha demostrado que causa antojos de alimentos azucarados, así que es preferible prescindir de estas bebidas y tomar un refrescante vaso de agua mineral.

Manténte alejado de los saboteadores.
Muchas personas bienintencionadas a nuestro alrededor nos ofrecen rosquillas, helados, galletas caseras… lo cual no ayuda a nuestra dieta. La mejor estrategia es agradecer sus intenciones, explicarles el propósito de nuestra dieta y ofrecer alternativas. Después puede que no recibas ningún obsequio y seas visto como un aguafiestas, pero hay que vivir con ello.

Prueba el chocolate negro.
Para los antojos de dulce la mejor opción es una onza de chocolate muy negro, con un 70% o más de cacao, que tiene muchas propiedades saludables.

Quédate con la fruta.
Sustituir el azúcar refinado por el azúcar natural de la fruta fresca es una excelente idea. La fruta viene en toda clase de formas, colores y sabores y es un dulce natural.

Cambia tu paladar.
A medida que limites tu ingesta de azúcares refinados notarás cómo tu tolerancia al azúcar disminuye. Así, percibirás cómo una manzana verde que antes no te sabía dulce ahora tendrá un toque de dulzura. Cada vez necesitarás menos azúcar.

Entrena.
Una rutina de ejercicio regular no sólo te pone en forma sino que también reduce los antojos de azúcar. La producción de endorfinas provocada por el ejercicio es aún más placentera que el consumo de alimentos azucarados.

Artículo original de Mike O’hearn